Bookmark and Share

Sesión de fotos Glaciar con el Departamento de Marketing

"You're hot and you are cold"- dice Katy Perry sobre la Sesión de fotos de Aventuras Árticas en un glaciar.

El equipo de marketing de Arctic Adventures empezó el mes con una impresionante sesión de fotos en el presioso glaciar de Sólheimajökull (no fue nuestra primera vez en el glaciar). Estuvimos acompañados de Elli, nuestro fotógrafo, Mike (nuestro guía del día) y tres bolsas llenas de ropa de Marmot (love no empieza ni siquiera a describir cómo nos sentimos). Con el sol de nuestro lado, era realmente el día perfecto para hacer senderismo glacial. Después de equiparnos con crampones, arneses y piquetas, nos dirigimos hacia la cima del glaciar, parando cada poco para una foto.

A mitad del día, decidimos descender un empinado muro de hielo en un pequeño valle de hielo, así que nos abrochamos los arneses y descendemos uno a uno. Para escalar la clave está en apoyarse alejado del muro, para que tus pies se apoyen en él completamente planos, y tú quedas perpendicular al muro. Esto es bastante sencillo, siempre que tengas sentido común - y que no seas yo-. Afortunadamente, todos sobrevivimos al descenso (algunos con más estilo que otros) y disfrutamos de estupendas vistas de mini cascadas y crevases helados.

Saltamos, posamos para las fotos, y tomamos un más que merecido descanso para el almuerzo. Te pongo en situación: cuando tienes a siete personas caminando juntos sobre el hielo, puede sonar como siete millones de personas comiendo patatas al mismo tiempo. Llevaba todo el día pensando esto, así que realmente fue bueno que pudiera probar mi teoría. Como siempre, tuvimos pescado seco, lo que llevó a la clasica broma de que probablemente eso era lo más islandés que habíamos hecho: comer pescado seco en un glaciar, al tiempo que ahuyentas ovejas islandesas (vale, las ovejas sólo existieron en nuestra imaginación, pero bueno). Escalamos de vuelta al valle, nos sacamos unas cuantas selfies, y continuamos con nuestro tour en el glaciar.

Si nunca has escalado en un glaciar, puede que no seas consciente de lo maravillosamente terapéutico que puede resultar, especialmente si estás enfadado sobre algo. Literalmente es como machacar cosas con un hachca y golpear alrededor durante horas. Es como el tantra más paisajístico del mundo, y es MUY DIVERTIDO.