Bookmark and Share

Recomiendo Islandia desde...

La mesita de noche

Un libro indispensable que leer antes de tu visita es “El país de los sueños: manual de autoayuda para una nación atemorizada“, de Andri Snaer Magnason. La ya conocidísima revolución que siguió a la crisis económica fue la antesala de esta novela que analiza una sociedad en necesidad de un cambio urgente. Las claves de transformación social  a las que apunta son muy interesantesy aplicables a cualquier país – véase España-.

El museo

Si algo abunda en Islandia son los glaciares y los museos extravagantes. El museo del pene, la escuela de los elfos, el museo de los tiburones y un largo etcétera. Si eres más convencional a la hora de hacer tus visitas domingueras puedes optar por las muchísimas variantes que hay en arte contemporáneo, centrarte en el patrimonio histórico (Settlement Exhibition), o historia vikinga. ¡Tú eliges!

La carretera

Culquier viajero que se precie DEBE visitar la zona de la Costa del Sur de Islandia. Las opciones son infinitas. Si te pierdes con el mapa, echa un ojo aquí.

El Ipod

Una de mis últimas obesiones en música islandesa es Emiliana Torrini, conocidísima por su Jungle Drum, pinchada hasta la saciedad en cada pub de Madrid, tiene música más que interesante. Y si has tenido bastante siempre puedes escuchar a la última revelación islandesa Ásgeir Trausti.

Desde la barra del bar

Entre mis bares predilectos para tomar un relaxing café con leche o una cerveza está Bunk. Ambiente viajero 24/7 por el hostel que está en el piso de encima, buena música, buena gente y happy hour hasta las 8. ¿Alguien da más?

Desde la pantalla del pc

Recrea las desventuras de los personajes de Juego de Tronos sintiéndote como Jon Nieve “ Más allá del Muro“ en el glaciar de Vatnajökull. Eso, o ponte de nuevo todos los episodios de la serie por tercera vez.

La sala de cine

Hay una peli que lleva un par de meses gritándome desde los carteles de las salas de cine de Islandia. Málmhaus o Metalhead. Click click para ver el trailer.

La tienda de souvenirs

Siempre es un buen momento para pararse en la tienda de souvenirs: muñequitos, puffins, ceniza volcánica, mini trolls, gorros con cuernos más épicos que Vicky el vikingo,  más gorros de lana con bigote incluido... Un no parar, vaya.