Bookmark and Share

Guía para novatos en Snowmobiles (escrita por una novata)

22.08.2013

Bienvenido a la'Guía para Novatos en Snowmobiles', escrita por mi -una auténtica novata-. Sin haber conducido un snowmobile en mi vida, mi jefe me pidió que explicara de forma sencilla cómo funcionan, así que haré mi mejor esfuerzo por explicarte qué hacer y convertirte en un auténtico pro cuando hayas terminado de leer este post.

Comencemos con lo básico. ¿Qué es un snowmobile - o motonieve-? Bueno, desde mi punto de vista un snomobile es como una moto de agua que basicamente funciona en agua congelada. Es grande, de muchos colores diferentes, tiene mangos en lugar de volante, y hace un ruido atronador cuando lo enciendes.

Ahora que sabes lo que es un snowmobile, ¡estás más que preparado para conducirlo! Primer paso: cómo sentarte en la moto de nieve. No cruces las piernas o podrías tener dificultad manteniéndote encima del snowmobile cuando está en marcha.

Segundo paso: pon las manos en los manguitos del manillar. Por favor, recuerda ponerte guantes porque normalmente no vas a hacer SNOWmobiliing en las Bahamas, aunque a) nunca he estado en las Bahamas - así que es posible que haya sitios ocultos donde hacer snowmobiling-, y b) Nunca he hecho snowmobiling. ;)

Paso número tres: enciende el snowmobile. Esto podría involucrar apretar botones, girar llaves o patear la moto hasta que mágicamente se ponga en marcha. No tengo ni idea, pero ¡buena suerte!

Paso cuatro: ¡conduce! De nuevo, no estoy segura del todo cómo poner en marcha el aparato. Pero hay grandes posibilidades de que si has coseguido todo lo anterior, significa que muy probablemente serás capaz de mover la moto de nieve. El mejor consejo que puedo darte en este punto es que coloques tu snowmobile en la cima de una colina y, para conseguir ponerlo en marcha, simplemente comienza a deslizarte y a descender. No se muy bien qué deberías hacer cuando llegues abajo, pero en resumen, un descenso en motonieve es mejor que no hacer ninguno. 

Paso cinco: frenar. -Echa el freno Madaleno- Una vez hayas conducido sobre todos los glaciares, montañas, e incluso  hecho descenso en alguna que otra cascada congelada, es hora de parar. Mi propuesta sería pisar el pedal de freno, que supongo que estará convenientemente colocado bajo uno de tus pies en el snowmobile, o quizá cerca de una de tus manos.  Si ninguna de estas cosas funciona, te aconsejo que continúes conduciendo hasta que la moto se quede sin gasolina y pare por sí misma. O simplemente podrías hacerte con una pared de colchones que te hagan parar con delicadeza.

Ahí queda eso, amigos míos. Ya podéis graduaros en la "Guía para principiantes en Snowmobiling" y estáis ¡listos para conducir sobre la nieve de toda Islandia!