Bookmark and Share

5 tipos de islandés en los que puedes convertirte

Es muy frecuente entre los turistas que visitan por primera vez Islandia comentar que “todos los islandeses son guapísimos”. Explorando las calles, hemos observado diferentes especies de Islandeses. Aquí van algunas:

1. El aventurero

Quizá el tipo de islandés que deberías aspirar a parecerte, pueden llevar con estilo un cortavientos y pantalones caquis de montaña como nadie. De hecho, me atrevería a decir que si les vistieras con la ropa de montaña de tu padre (calcetines con sandalias, shorts caquis, camisetas sudadas, gafas chillonas y probablemente un sombrero horrible) parecerían modelos de ropa deportiva. Son esa clase de personas que tienen mejor pinta después de una semana de camping, mientras que el resto de los mortales nos tenemos que conformar con nuestros gorros de ‘bad hair day’ para ocultar la maraña imposible de desanudar en la que se ha convertido nuestro pelo.

2. Las criaturas nocturnas de Reikiavik

Los Dr. Jekyll and Mr. Hydes de Islandia, esos party animals desmelenados, inyectados en sangre, y alérgicos a la luz del día, que cuando cae la noche en la capital vuelven a su habitat natural en los pubs y clubs del centro de Reikiavik. Una vez allí retoman sus posiciones como dioses y diosas nocturnos. Recuerda que estas criaturas son nocturnas, buscarlos a plena luz del día es algo que debes hacer bajo tu propia responsabilidad.

3. Los alternativos
Los hijos adoptivos de Björk, que se dedican a björkear en general todo el día. Algunos de los más sencilos se decantan por sudaderas deportivas con tres agujeros en cada manga, o faldas del color del envoltorio de tu chicle, mientras que los más salvajes pueden llegar a ponerse cisnes gigantes en el estilo más björkiano. En cualquier caso, estos curiosos individuos valoran los pequeños placeres de la vida, como los calcelines de rayas, los jerséis de cuello alto, los anillos con piezas de scrabble, convirtiendo las vidas de los demás en simples y monótonas.

4. La modelo que te encuentras en la acera

Basicamente son brillantes y pálidos ejemplos de la perfección humana que puedes ver paseando en la calle más cool del centro, normalmente junto a otras criaturas insultantemente perfectas. Al principio su belleza puede parecer inspiradora – te empiezas a sentar un poco más recta en la silla, quizá lavas esa sudadera que tiene una mancha desde hace dos semanas, pero antes de que te des cuenta alcanzas la segunda fase donde te hundes en tu miseria y aceptas que nunca serás tan maravilllosa como esos unicornios humanizados.    

5. El artista anoréxico

¿Es aquél Bob Dylan acechando en el callejón de ahí atrás? No, es simplemente otro islandés que podrías aspirar a ser. Este tipo viene en todos los tamaños y versiones, oscuros y esbeltos músicos pegados a Ray-bans y posiblemente a una armónica, fotógrafos llevando diversas cámaras vintage como colgante, e incluso artistas callejeros que bailan lánguidamente al compás de una música que sólo ellos parecen oir (true story).