Bookmark and Share

3M: Montañas, madrugones y maravillas

04.10.13

Son las 5 de la mañana, y yo no he dormido nada… ¿Os acordáis de esa horrible canción reggaetonera del grupo Aventura? Yo sí, os cuento porqué. ¿Es una locura levantarse a las 5.30 de la mañana para subir una montaña antes de ir a la oficina? Sin duda alguna, pero así es como empezamos el mes de Octubre en Aventuras Árticas.

Después de una noche de insomnio, me levanto a las 5 de la mañana para hacer sandwiches y no desfallecer en el intento de subir el monte Esja, una hermosura de 914 metros a 10 kilómetros de Reikiavik. Torfi, el CEO de Arctic Adventures recoge a cada uno de los valientes que se han unido a su particular cruzada contra el aburrimiento, que continuará durante todo el mes de Octubre, y nos dirigimos en un épico Súper Jeep a la aventura.

Aún no ha amanecido, y el silencio y las tenues luces de la ciudad se reflejan en el lago mientras comenzamos a escalar. A medida que subimos el sol se despereza con nosotros, regalándonos vistas de película cuando hacemos cima, sudorosos y a punto del colapso – no fui la única-. 
El tiempo está de nuestra parte y nos sacamos las fotos de rigor con un escenario digno de Heidi, mientras recuperamos el aliento.

Algunos hacen la bajada corriendo, otros intentan hacerse camino entre corrientes, musgo y ríos de barro, llevando converse blancas – esto es lo que pasa cuando sacas del agua a una de nuestras guías de snorkel- y otros simplemente bajamos vistiendo nuestra mejor sonrisa por la  impresionante naturaleza de Islandia. ¡Prácticamente la única cosa que podría sacarme de la cama un martes a las 5 de la mañana!

Durante todo el mes de Octubre el staff de Arctic Adventures participa en el Mastermonth, en el que se hace un propósito que se mantendrá - o intentará- durante todo el mes. ¡Os contaré novedades!

Dato curioso no relacionado: después de la aventura matutina tuve la brillante idea de meterme en una clase de danza contemporáea de dos horas -nivel avanzado-. Tres días después, sigo teniendo ganas de separarme los hombros del cuerpo para que dejen de doler. Eso sumado a las horribles agujetas de la subida. ¡Happy times!

 

Natalia

Son las 5 de la mañana, y yo no he dormido nada… ¿Os acordáis de esa horrible canción reggaetonera del grupoAventura? Yo sí, os cuento porqué. ¿Es una locura levantarse a las 5.30 de la mañana para subir una montaña antes de ir a la oficina? Sin duda alguna, pero así es como empezamos el mes de Octubre enAventuras Árticas.

Después de una noche de insomnio, me levanto a las 5 de la mañana para hacer sandwiches y no desfallecer en el intento de subir el monte Esja, una hermosura de 914 metros a 10 kilómetros de Reikiavik. Torfi, el CEO de Arctic Adventures recoge a cada uno de los valientes que se han unido a su particular cruzada contra el aburrimiento, que continuará durante todo el mes de Octubre, y nos dirigimos en un épicoSúper Jeep a la aventura.

Aún no ha amanecido, y el silencio y las tenues luces de la ciudad se reflejan en el lago mientras comenzamos a escalar. A medida que subimos el sol se despereza con nosotros, regalándonos vistas de película cuando hacemos cima, sudorosos y a punto del colapso – no fui la única-.  

Las vistas desde la cumbre son absolutamente impresionantes. El tiempo está de nuestra parte y nos sacamos las fotos de rigor con un escenario digno de Heidi, mientras recuperamos el aliento.

Algunos hacen la bajada corriendo, otros intentan hacerse camino corriendo entre corrientes, musgo y ríos de barro, llevando converse blancas – esto es lo que pasa cuando sacas del agua a una de nuestras guías de snorkel- y otros simplemente bajamos vistiendo nuestra mejor sonrisa por la  impresionante naturaleza de Islandia. ¡Prácticamente la única cosa que podría sacarme de la cama un martes a las 5 de la mañana!

Durante todo el mes de Octubre el staff de Arctic Adventures participa en el Mastermonth, en el que se hace un propósito que se mantendrá - o intentará- durante todo el mes. Contaré novedades.

Dato curioso no relacionado: después de la aventura matutina tuve la brillante idea de meterme en una clase de danza contemporáea de dos horas -nivel avanzado-. Dos días después, sigo teniendo ganas de separarme los hombros del cuerpo para que dejen de doler. Eso sumado a las horribles agujetas. ¡Happy times!